¿El protector solar puede causar acné?

Elegir un protector solar adecuado a tu tipo de piel es más complejo de lo que parece, te contamos cómo seleccionarlo.

Elegir un protector solar adecuado a tu tipo de piel es más complejo de lo que parece, te contamos cómo seleccionarlo.

¿Por qué el protector solar me saca granos? ¡Tenemos la respuesta!

Según la cosmiatra y cosmetóloga Ximena Vera, en realidad, el protector solar en sí no es el causante, sino las partículas que podrían quedar sin una limpieza adecuada, además de otros factores.

1. Si la composición del protector solar es demasiado espesa o de una consistencia más aceitosa que la de la propia piel.
2. Factores como la polución o contaminación y el sudor, también influyen en la aparición de comedones.

¿Qué hacer?

Pero esto no significa que hay que abandonar el cuidado de la piel por miedo a la aparición de estas imperfecciones. Si lo hacemos, tendríamos problemas todavía mayores, ya que no hay peor amenaza para la piel que los rayos UV para nuestra piel.

Lo que debemos hacer es elegir un buen protector, que sea de toque seco. “Lo ideal es usar productos anticomedogénicos, que no producen comedones, debe ser fluido para que no deje la sensación pesada”, explicó la conocedora.

¿Cuándo ponerse protector solar? Debemos ponernos todos los días, no solamente cuando nos exponemos al sol.
La temperatura y la estación del año son indistintos para el cuidado de la piel. Si bien, en los días nublados la amenaza de los rayos UV disminuye un 50 %, nuestra piel está igualmente expuesta y necesita que la cuidemos.

¿Cómo me protejo?

La mejor manera de proteger la piel es limitar el tiempo que se pasa bajo el sol, evitarlo durante sus horas más intensas, usar ropa protectora y aplicar un producto de protección solar superior que ofrezca el nivel de protección que necesita la piel. Vera recomienda utilizar productos de protección solar especialmente formulados para pieles grasas y propensas al acné. Elija productos:
Con una textura más ligera: esto no significa que se deba comprometer una alta protección. Debe ser factor +30 o +50.

Etiquetados como “no comedogénicos”: esto significa que no contienen ingredientes que puedan bloquear los poros y provocar imperfecciones.

Retocar cada dos horas, porque el protector solar solo actúa por ese tiempo.

Que han sido especialmente formulados para pieles grasas y propensas al acné y que han demostrado clínicamente y dermatológicamente que son adecuados para su tipo de piel.

Hacernos doble limpieza: con un bálsamo, aceite limpiador o agua micelar. Luego con el gel de limpieza. Después ya podemos usar un serum o crema hidratante.